¿Y si la au pair tiene un blog?

Te peleas un día con tu pareja (a voz en grito o cuchicheando en tu habitación), y al día siguiente lo sabe medio mundo. O, peor todavía, fotos de tus hijos jugando en el parque, que no sabías ni que existían, acaban flotando por las redes sociales.

Son cosas que hace unos años ni se nos habría ocurrido plantear, pero que hoy pueden ocurrir fácilmente si la au pair es usuaria activa de Facebook, Twitter, o tiene su propio blog.

Cada vez más vivimos en un mundo de compartir experiencias. Salir fuera, vivir en un país y ciudad nuevos, aprender un nuevo idioma, compartir la vida de una familia con costumbres diferentes, … son todo experiencias interesantes que una persona puede querer compartir. Tener un blog, una cuenta de Facebook, de Twitter, de lo que sea, es también una forma de mantener el contacto son su familia y amigos.

Es lógico que haya miles de blogs de au pairs, en decenas de idiomas, y también páginas que se dedican a agregar blogs por país, para dar ideas a otras au pairs que puedan viajar a estos sitios.

Hasta aquí ningún problema.

El problema puede surgir cuando la au pair comparte demasiado, da detalles sobre la familia que la familia no querría ver publicados – estoy pensando sobre todo en nombres, apellidos, dirección, fotos de la familia… Es importante recordar que no todos tenemos el mismo nivel de confort en lo que a exposición online se refiere. En el caso de los niños, sobre todo, hay que escuchar a los padres.

Es una cosa más a comentar con la au pair a su llegada a la familia, para asegurar que sigue una serie de recomendaciones o reglas básicas de comportamiento en redes sociales, como pueden ser:

  • No incluir nombres reales
  • No incluir localización concreta, ni detalles que permitan conocer la localización
  • No sacar ni colgar ninguna foto sin permiso
  • Básicamente, pensar, antes de darle a “Enviar”, cómo se sentiría la familia si leyera ese mensaje

 

Anuncios