The rain in Spain falls mainly…

One of the reasons I’m glad I live in Madrid is because it makes it that much easier to attract great au pairs who are happy to share their culture and language with our family.

As a city, I think Madrid has pretty much everything(*) a young person could ask for, including the following Top 7:

  • Great weather. An au pair spending six months in the city, at any time of year, will be hard-pressed not to catch some great weather. Even in winter, while the rest of Europe spends their money on Vitamin D tablets, Madrid enjoys sunny skies four days out of five.
  • Big but not too big. Around 4 million people live in the city of Madrid (the Comunidad de Madrid must be close to 6 million by now), which in my opinion makes it the perfect size: it’s a place where things can happen (and by “things” I mean restaurants, theaters, exhibitions, shops, etc.) but not so big that it takes you all day to get around.
  • You don’t need to be rich. Madrid is still a bit cheaper than other large European cities, which means an au pair’s pocket money stretches further. If you know where to go, and know to avoid bars near the Plaza Mayor, you can enjoy cañas & tapas on almost any budget.
  • Friendly folk. This one is questionable, as Madrid is very much like any other city in the world, in that you can find friendly people, rude people, and the whole spectrum in between, but my impression is that Madrileños, on the whole, are friendly and open, and enjoy helping foreigners practice their Spanish.
  • The Prado museum. Without getting into the Prado vs. Louvre conversation (Las Meninas or Mona Lisa?), the Prado is a great place to get lost in. Free access on certain days of the week means you don’t need to see it all in one go, either.
  • Brunch is still popular. Madrid hasn’t quite caught up with today’s Brunch-is-so-passé culture, so you can still enjoy a good Brunch out with friends on Saturday and Sunday mornings. This is Spain, too, so expect Brunch to be available until  3 or 4 pm.
  • Christmas lasts longer. Great Christmas traditions abound all over Europe but here you get to enjoy Christmas a little bit longer, until January 6th, to be exact (aka 3 Kings Day). There’s also a brilliant 3 Kings’ parade (cabalgata) on the evening of January 5th, wheb the three kings arrive and get handed the keys to the city by the mayor.

For the sake of transparency, I’ve asked a group of au pairs to share the things they personally dislike most about Madrid, I’ll be sharing those soon.

(*) I freely admit my bias here: I was born in Madrid and, though I’ve lived in quite a few other cities, I somehow always gravitated back.

Anuncios

The party was a huge success…

Ingredients for a terrifying Halloween party:

Bats straws and lollipop spiders, inspired by Pinterestpajitas_aranas.png

+

Scary chocolate cupcakes (thanks, Erin Bakes, http://erinbakes.com/chocolate-eyeball-cupcake-tutorial/, it’s been some time since we had so much fun in the kitchen!)

20171028_143455

+

Door decoration to make sure nobody walked into the neighbor’s place by mistake

20171029_113711.jpg

+

The most important thing, 15 children in costumes, ready to have some fun.

Seeing so many children together reminded me, once again, of the importance of introducing the minority language into everyday life.

Although Halloween is a foreign word, our context here in Spain is what it is, and most things are translated into Spanish automatically (even trick of treat, a phrase that defies logical translation)

In this case, children in the party all had (to a greater or lesser degree), exposure to two languages, so it was interesting to see their reaction when somebody (mainly our au pair and the native parents) spoke to them in the minority language:

 

  • Some looked bored, their expression one of “but I’m not in school now,,,”, before going on their way,
  • Others made it clear they understood, but answered in Spanish (my eldest was firmly in this group),
  • Others (the smallest number), answered their interlocutor in his or her language, able to change instantly between one and the other language.

It wasn’t the objective of the party but seeing so many children together was a good chance to see where they are in the development of the second language, and served as a reminder that each child has his/her own rhythm.

 

La fiesta un éxito…

Ingredientes para una fiesta de Halloween terrorífica (apta para pequeños):

Pajitas murciélago y arañas de chupa chups, inspiradas en Pinterestpajitas_aranas.png

 

+

Madalenas terroríficas, de chocolate (gracias, Erin Bakes, http://erinbakes.com/chocolate-eyeball-cupcake-tutorial/, hacía tiempo que no nos lo pasábamos tan bien en la cocina)

20171028_143455

+

Decoración en la puerta para que no haya duda de dónde es la fiesta20171029_113711.jpg

+

Lo más importante, 15 niños disfrazados, con muchas ganas de divertise.

Ver a tantos niñ@s interactuando juntos me recordó, una vez más, la importancia de introducir el idioma minoritario en los momentos cotidianos.

Aunque Halloween es una palabra extranjera, nuestro contexto es el que es, y aquí todo se traduce al español (¡hasta el trick or treat, que tan mala traducción tiene a nuestro idioma!)

En este caso, todos los niñ@s en la fiesta tenían (en mayor o menor medida) exposición a dos idiomas, y fue interesante observar la reacción de cada uno cuando algún adulto (principalmente nuestra au pair y los padres nativos) les hablaban en el idioma minoritario:

  • Algunos miraban con cara de aburrimiento, en plan, uf, si ahora no estoy en el cole, y seguían su camino,
  • Otros dejaban claro que habían entendido, pero contestaban en español (es el caso de mi hij@ mayor, por ejemplo),
  • Otros, los menos, contestaban al interlocutor en su propio idioma, capaces ya de cambiar el chip instantaneamente entre un idioma y otro.

No era el objetivo de la fiesta, pero ver a tantos niñ@s juntos fue una buena ocasión para ver dónde está cada uno de ellos en el aprendizaje del idioma, y comprobar que, efectivamente, cada niñ@ avanza a su ritmo.

Halloween is (almost) here

I can’t help it, I love Halloween. Particularly the opportunity it offers to get together with friends on a lazy Saturday afternoon and celebrate together (Spain is not big on trick-or-treating, unfortunately). Friends, costumes, black and orange balloons, a couple glasses of red wine… could there be anything better, now that it’s starting to get cold?

Usually, my family bears with me, but this year our au pair has become the perfect ally. I dare say she’s almost as excited as I am about the party. She and the kids have already begun preparing, although there’s still a few days left.

Here are our new friends, waiting for the big day (inspired directly by Pinterest):

arana2_halloween

And, in the production line, we find loads of toilet paper rolls (which I’d been saving, yay!) about to become toilet paper mummies (thanks papelisimo.es):

papelisimo_momias

This year, thanks to our au pair’s culinary ambitions, we will also have cheese broomsticks, and it won’t matter if ours don’t look exactly like this (my apologies in advance, onelittleproject.com):

broomsticks

Best of all, the children and the au pair are planning the party together, and learning new words at the same time. How do you say mummy, mommyCómo se dice bruja en inglés? How do brooms fly?

Only one small shadow remains, and that’s the fact my daughter is determined to dress up as Elsa. Witchy Elsa? Vampire Elsa? Mummy Elsa? Spider Elsa? I ask, though I’m afraid I already know the answer…

 

 

 

Ya llega Halloween

No puedo evitarlo, me encanta Halloween. Sobre todo la excusa que representa para quedar con amigos un sábado por la tarde y celebrarlo juntos. Amigos, disfraces, globos naranjas y negros, unas copitas de vino tinto… ¿puede haber algo mejor, ahora que llega el frío?

Normalmente en casa me siguen la corriente, pero este año nuestra au pair se ha convertido en mi mejor aliada. Me atrevo a decir que le apetece tanto como a mí. Ella y los niñ@s ya han empezado a preparar cosas, aunque faltan días todavía.

De momento, aquí están nuestras nuevas amigas, esperando el gran día (inspiradas directamente en Pinterest):

arana2_halloween

Y en la cola de producción, un montón de rollos de papel higiénico, que se van a convertir en momias de papel higiénico (gracias papelisimo.es):

papelisimo_momias

Este año, gracias a nuestra au pair y su ambición en la cocina, vamos a tener también escobitas de queso, y dará igual si a nosotros no nos quedan exactamente igual (ya lo siento, onelittleproject.com):

broomsticks

Lo mejor de todo, los niñ@os y la au pair están planeando la fiesta juntos, y aprendiendo palabras nuevas al mismo tiempo. How do you say mummy, mommy? How do brooms fly? 

Únicamente una sombra empaña mi espíritu Halloweeniano, y es que mi hija está empeñada en vestirse de Frozen. Elsa bruja? Elsa vampira? Elsa momia? Elsa araña? Le pregunto yo, aunque me temo ya sé la respuesta…

 

 

 

El orden

Tengo que admitir que, aunque siempre me ha gustado el orden (ese orden del espacio que tanto se parece al orden de espíritu), no soy una persona particularmente ordenada.

Cuando me fui a vivir sola, me pasaba toda una mañana limpiando y recogiendo cosas (“cada cosa en su sitio”) para luego pasar el resto de la semana desordenándolo todo. Cuando ya no lograba encontrar nada, otra vez una panzada de limpieza y orden para volver a la casilla de inicio.

La cosa se complicó un poco cuando pasamos a ser dos personas en casa (todo se desordenaba antes) pero, como nos queríamos, nos pegábamos las panzadas de limpieza juntos, y más o menos todo funcionaba.

La llegada de los niñ@s lo cambió todo. Mi hija mayor llegó, no con un pan bajo el brazo, sino con todas esas cosas que pensamos que son tan necesarias cuando tienes un niñ@. Cuna, carrito, ropa, regalos, libros… Primero pensé que era una fase, pero el tiempo fue pasando y la verdad es que mi casa nunca volvió a ser la que era.

Para no volvernos locos, tuvimos que pasar a una versión nueva del “cada cosa en su sitio”, algo así como “cada cosa en su sitio cada vez que la usas”, y no irnos a dormir sin colocar ciertos objetos en su sitio (aquellos que más rabia nos da encontrarnos por el suelo).

lego

No es que ahora tengamos la casa más ordenada del mundo – Marie Kondo no nos va a dar ningún premio – pero algo más que antes sí, desde luego.

Una de las cosas interesantes de compartir la casa con au pairs, es lo diferentes que son entre ellas. Algunas se parecen más a mí cuando era joven, y sé que nuestro sistema les parece un poco excesivo. Las identifico rápido porque no tienen ninguna dificultad en saltar por encima de un juguete que se encuentran por el suelo. Lo que les cuesta, porque no les entra en la cabeza que sea importante, es agacharse a recogerlo.

Otras, a pesar de su juventud, nos han enseñado un par de cosas a nosotros sobre el orden. Recuerdo una chica que recogía y limpiaba la cocina al tiempo que cocinaba, de forma que, al final de la comida, lo único que quedaba por fregar eran los platos y vasos. Me pareció francamente fantástico, aunque nunca he sido capaz de replicar su sistema del todo.

En nuestro caso, para que el método funcione, necesitamos el apoyo de todas las personas que forman parte de nuestra vida. Nos hemos dado cuenta de que lo más importante para conseguir este apoyo es no intentar abarcar demasiado, que es más fácil recordar cinco reglas que cincuenta. Algunas que nos ayudan a nosotros:

  1. Los niñ@s recogen los juguetes antes de irse a dormir. Para que esto sea mínimamente viable, la au pair tiene que ayudar a gestionar las actividades de la tarde para que, en vez de haber 2500 cosas por el suelo, únicamente haya 25 a la hora de irse a dormir.
  2. El lavavajillas nunca descansa del todo. El primero que llega cuando el lavavajillas ha terminado, lo vacía. Del mismo modo, los platos sucios nunca se acumulan en el fregadero, sino que se meten en el lavavajillas hasta que está lo suficientemente lleno para ponerlo en marcha.
  3. A los abrigos y zapatos les encanta acumularse. Cuando se entra en casa, se colocan inmediatamente en un sitio específico, para evitar este efecto contagio.
  4. Sábanas y toallas un día fijo. En casa las sábanas y toallas de toda la familia se lavan el mismo día, por simplicidad y para ahorrar agua.
  5. La mesa de la cocina no es la oficina de objetos perdidos. Tengo que admitir que esta nos sigue dando problemas en casa. Cada vez que me descuido, volvemos a las andadas: llaves, trozos de juguete sin identificar, piezas de puzzle olvidadas, correo sin abrir… todo corre el riesgo de acabar aquí.

 

Note: Photo credit for picture above unknown, please let me know if it’s yours, so I can credit appropriately or remove.

 

De vuelta del puente

 

La semana pasada me llamó una conocida del cole para decirme que se iban de puente.

“Pues qué bien, Fulanita, y ¿a dónde vais?”

“A Cadiz, al cumpleaños de una tía. Nos vamos todos, sabes, Menganito y yo, y los tres peques”.

“Ah, mira que bien…” Y para mis adentros pensando, ¿Por qué me estará contando esto a mí ? Que yo sepa no conozco a nadie en Cádiz….

“Pues estoy un poco preocupada, verás…. Es la primera vez que dejamos sola a Rachel (*) en casa.”

Respiro algo aliviada aunque intento que no se me note, porque acabo de entender por qué me cuenta esto a mí, y no es porque quiere que me quede con sus tres terremotos niñ@s durante el puente. 😉

“No te preocupes, seguro que todo va bien, pero si te quedas más tranquila…” Lo que más me gusta es que para tranquilizarla no tengo que mentir.

No es ninguna tontería, la primera vez que dejas sola en casa a la aupair, por muy maja y de confianza que te parezca, pueden venirte a la cabeza escenarios dignos de una peli de terror: se deja la puerta abierta al salir (y alguien entra a robar, por supuesto), o se trae a alguien que ha conocido en un bar a dormir a casa, o se pasa la tarde refitoleando entre tus cosas.

Son escenarios poco probables, pero que siempre se queda uno más tranquilo si los evita. Ideas en este sentido:

1. No dar por sentado que la au pair sabe lo que se espera de ella durante su fin de semana de Rodríguez si no lo habéis hablado antes. Por ejemplo, si es importante que vuelva a casa a una hora determinada, que la casa no esté sola de noche, que ponga la alarma, etc. Mejor hablarlo, sobre todo si la au pair viene de uno de esos lugares (¿cuántos quedan?) donde no se cierra nada con llave.

2. Guardar bajo llave aquello que no te gustaría que nadie viera. Sin ser Barba Azul, todos tenemos en casa alguna cosa de carácter privado que no queremos compartir y, en el caso de joyas o dinero, quien quita la tentación quita el peligro.

3. Poner algunos checks para confirmar que todo va bien. Puede ser tan sencillo como, confirmar en el móvil que la alarma está puesta de noche, llamar a la aupair para preguntarle qué tal va todo y, en caso de duda, pedirle a un vecino que se acerque por casa un rato.

Probablemente a la au pair no le extrañe ni le cause preocupación pero, si pregunta, es importante hacerle ver que no se  trata de una falta de confianza, per se, sino de una reacción natural ante la idea de dejar a una persona sola en casa por primera vez. Y ya de paso, que la confianza es una planta que crece sola, siempre que se riegue un poquito.

(*) la au pair, nombre cambiado